Favoritos
0
Carrito

Descubrir Toulouse en 2 días

Se trata de conocer esta ciudad que sabe lo que es disfrutar de la vida: conocer sus calles y fachadas de ladrillo, monumentos clasificados, tomar una copa en una terraza e incluso terminar con una buena fiesta.

Primer día

10h

La visita comienza en el centro histórico admirando el Capitole, la basílica de Saint-Sernin y el convento de los Jacobinos. La luz del sol sobre el ladrillo resalta todo el encanto de una ciudad del sur.

Mediodía

El mercado de Víctor-Hugo está en su mejor momento. Cerca, suenan las campanas. Los restaurantes del primer piso y las tabernas cercanas sirven los productos que acaba de ver.

14h

El barrio de Saint-Etienne en la zona de la catedral es encantador con sus palacetes, cafés, libreros de viejo y anticuarios. Le invitamos a que lo recorra. A su aire.

15h

Tras la gran fachada del palacete de Assézat se esconde un solemne patio renacentista.

16h

Cruce el Puente Nuevo: en La Galerie Le Château d’Eau y en el museo Les Abattoirs hay exposiciones de arte moderno y contemporáneo.

19h30

Siéntese en la plaza de Saint-Georges. De cena: tapas, cassoulet o cualquier otra especialidad gastronómica.

22h

La velada puede comenzar en un bar musical de la avenida Jean-Jaurès y de la calle Gabriel-Péri. Verá por qué Toulouse tiene esa la fama de alegre.

Terrasse de restaurant

El suroeste francés cultiva los ingredientes esenciales de los buenos platos: productos de calidad, especialidades regionales, un ambiente acogedor, productores y chefs comprometidos.

Segundo día

9h

Para comenzar bien la jornada, nada mejor que probar una especialidad de la repostería francesa: la napolitana de chocolate.

10h

Si le interesa la aviación y el espacio, la jornada pinta bien. Pero hay que elegir.
Opción 1: los talleres de Airbus y el museo Aeroscopia para descubrir la aviación.
Opción 2: la Ciudad del espacio con sus animaciones y experiencias interactivas.

19h

De vuelta al centro de la ciudad a la hora del aperitivo, cuando la Plaza de Saint-Pierre está más animada: el momento idóneo para tomar una copa admirando la puesta de sol o disfrutando de la retransmisión de un partido de rugby (y la habitual fiesta tras el encuentro).